acerca de

Al llegar a España después de haber emprendido un viaje y de abandonar mi pueblo natal, una especie de exilio auto-impuesto, un cambio de vida, me encontré con la necesidad de hablar a otros sobre mi familia, mis amigos, mis relaciones pasadas. Impensada y paradójicamente, a 14000 km de distancia desde donde había partido y en plena ebullición de nuevas experiencias, me sentía más apegado que nunca al lugar abandonado como si una fuerza de gravedad me mantuviera inmerso en una narración donde se reescribía una y otra vez mi pasado.

La necesidad me llevó no solo a almacenar sino también a crear imágenes, objetos, cartas, escritos, grabaciones y fotografías como depositarios de fragmentos de la memoria. Una memoria que se asume precaria y por momentos infiel.
A partir de lo que Benjamín denominara “imágenes dialécticas” o de trabajos como Atlas de Gerhard Richter, por ejemplo, me sirvo de esta variedad de elementos, o mejor dicho, del universo que resulta de la confrontación entre ellos para mis propias reflexiones y para construir escenarios contextuales donde el trabajo artístico y las experiencias de vida se retroalimentan. Juntos conforman una especie de montaje de carácter auto-biográfico basado en la única seguridad de que esta biografía no explicará mi vida sino que caminará paralela a ella.

Con el tiempo, este proceso que habita las fronteras entre biografía, experiencias de vida y experimentación artística fue abriéndose a la complicidad del otro. Es así como las relaciones entre el recuerdo individual y la memoria colectiva constituyen el marco de mis últimos trabajos. “Si la posibilidad de generar recuerdos pasa a través de la experiencia, ¿puede el arte ganarse las condiciones necesarias, estimular de alguna manera su capacidad para generar arte como experiencia, no solo individual sino también compartida?” (DA PALMA, Vicente, 2011)

En lo formal, el trabajo se inscribe en un lenguaje performativo dado que la acción permite establecer una experiencia directa con lo real y busca a su vez alterar la realidad. En las acciones se incluyen pinturas, fotografías, vídeos, archivos sonoros, cartas personales, se configura un espacio, se define un tiempo se considera la participación del público con la idea de fundar una comunidad efímera y por qué no, un campo de estudio.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s